¿Es coherente la propuesta del Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018 con la Ley Estatutaria?

¿Es coherente la propuesta del Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018 con la Ley Estatutaria?

Es hora de abrir el debate para una reforma del sector salud en Colombia, ¿Es coherente la propuesta del Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018 con la Ley Estatutaria?

Por: Juan Eduardo Guerrero Espinel


SALVAR BLOG EN VERSION PDF: ¿Es coherente la propuesta del Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018 con la Ley Estatutaria?

Vivimos con alegría y optimismo la apertura del Hospital San Juan Dios símbolo de la salud en Colombia. Se abre una etapa para evitar el cierre de hospitales públicos en cualquier rincón de nuestra geografía.

Aplaudimos la sanción de la Ley Estatutaria modulada por la Corte Constitucional que avanza en la progresividad del derecho por la salud  para mejorar su acceso universal.

Nuevamente, el Sr. Presidente Santos ha expresado “que se acaba el negocio de la salud”. Sin embargo, los decretos reglamentarios del mes de diciembre sobre la  habilitación de las EPS  y la propuesta de salud en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) nos dejan serias dudas.

Es necesario tener en cuenta que el artículo 2 del proyecto de Ley  integra  el documento del PND como parte de la Ley a ser aprobada.

Leído, los 12 artículos del proyecto de Ley y la propuesta de derogatoria de 10 artículos de la Ley 1438, es necesario revisar con cuidado los siguientes temas: i) El manejo unificado de recursos del SGSSS; ii) el futuro de las EPS; iii) fondos para liquidar hospitales públicos, iv) el modelo integral de atención en salud; v) la regulación a medicamentos y tecnología.

i)              El manejo de los recursos públicos.  La Unidad de Gestión que se solicita crear, ya no sería“Salud Mia”, ésta ya no afilia, no asegura, no recauda,  ni cumple las funciones de las EPS. Es decir, el Ministerio cedió este espacio a las EPS durante el 2014. La unidad podría generar un efecto negativo en el sentido de aumentar la separación de funciones entre el aseguramiento y la salud pública. Si la unidad es entregada al poder del sector económico financiero, éste hecho será mucho más intenso por la incomprensión de este grupo con los principios y valores de la salud pública y el derecho fundamental a la salud. Aún no se conoce la propuesta final sobre la participación de actores del sistema en la conducción  y proceso decisorio de esta Unidad.

ii)             El futuro de las EPS. El decreto 2702 del 23 de diciembre de 2014, por el cual se actualizaron las condiciones financieras y de solvencia de las EPS, en el articulo 9, les aprueba 7 (siete) años para cumplir con las condiciones exigidas. Se mantiene, por supuesto, su rentabilidad financiera. Lo más delicado, el PND abre la posibilidad a que las entidades del sector cooperativo sujetas a intervención, puedan por decisión de la superintendencia,  convertirse en Sociedades Anónimas. Por lo tanto, el negocio de la salud con recursos públicos sigue abierto en Colombia.  En este caso, es necesario referirse a la recomendación de la Corte Constitucional y sopesar el clamor de los ciudadanos y el movimiento social.[1] El pasivo de las EPS liquidadas será asumido por los impuestos de todos, los plazos comprometen el ejercicio de vigencias futuras y este hecho hará que la intermediación siga represando ordenes de servicio y cerrando las agendas para el más alto costo. Recordemos, el SGSSS esta ilíquido y sus recursos fueron desviados sin sanción ejemplar y se mantienen las mismas prácticas que afectan el derecho fundamental a la salud.

iii)           Fondos para liquidar hospitales públicos. El articulo 71 del PND, autoriza recursos para los procesos de administración y liquidación de Empresas Sociales del Estado (ESE). Esta intencionalidad es contradictoria. Por otro lado, fruto del movimiento social,  se recupera y se reabre el Hospital San Juan de Dios. Se observan políticas para recuperar y modernizar la infraestructura pública.  La próxima década debería ser la era de la defensa del hospital público y de su modernización tecnológica, reorientando sus servicios más cercanos a la salud pública y a las necesidades de la gente.

iv)           Modelo integral de atención en salud (MIAS). El PND en su articulo 61 presenta el modelo de atención y al mismo tiempo deroga 10 artículos de la Ley 1438. Hecho legislativo de tensión y conflicto de intereses que debe ser estudiado a profundidad. Este modelo se basa en su esencia en aplicar el enfoque de gestión de riesgo usado en el sector empresarial. En salud esta gestión se orienta a identificar los riesgos de enfermar (prevención) para aumentar la expectativa de vida al nacer. Intenta hacer coherente el rol de tres actores, los “aseguradores” (EPS), los prestadores (IPS) y los gestores de la salud publica (secretarías de salud) en un sistema basado en el mercado y con alineación de incentivos financieros. Busca fortalecer el talento humano propiciando la formación de especialistas en medicina familiar y comunitaria, sin intentar modificar en forma sustancial los programas académicos de todos los profesionales de la salud y de cambiar las normas de habilitación que cerraron las potencialidades de los servicios básicos con capacidad resolutiva, favoreciendo el mercado de clínicas y hospitales privados. La propuesta del modelo no modifica las prácticas perversas e indignas para los contratos de salud pública.

v)             Medicamentos y tecnologías. Hay que reconocer que este Ministerio ha iniciado una intervención y regulación del mercado de medicamentos y tecnologías que beneficia la salud financiera del sistema. Debe profundizarse sin pretender implementar los copagos que se constituyen en barreras de acceso para los ciudadanos de bajos y medianos recursos, en especial con el crecimiento de las enfermedades crónicas y enfermedades de alto costo. No se debe impedir el acceso al mercado de tecnologías eficaces, pero si se deben fijar precios y establecer mecanismos de compras conjuntas para regular el mercado.

Análisis final.

El PND mantiene el SGSSS basado en el pluralismo estructurado y en la competencia entre aseguradores y entre prestadores. Con excepción, en zonas rurales dispersas y especiales en donde se reconoce que el mercado no funcionó. Crea una unidad de gestión financiera centralizada, pero pierde la opción de fortalecer un sistema de aseguramiento público con operación descentralizada. En este caso se cedió en el lobby ya conocido ante la presión de las EPS.

Para la organización de las redes de servicios de salud se mantiene una lógica de mercado sin intervención de la autoridad sanitaria territorial (Secretarías Departamentales de Salud y Secretarías de Salud de áreas  metropolitanas). Se dejan las redes de prestadores al mercado y bajo la autoridad de los aseguradores.

¿Qué significa mantener la lógica del negocio?  Sencillo, el asegurador hace gestión para mantener sus ganancias y réditos financieros y por lo tanto en su ansiedad e iliquidez financiera hace todo lo posible para negar servicios y hacer una mínima gestión de riesgos en salud. Las IPS se siguen concentrando en lo más rentable, en el alto costo, en el uso intensivo de la tecnología, para evitar y aplazar la muerte. Nacer y vivir sano no es rentable para el sector. La atención sigue concentrada en los especialistas y la puerta de entrada al sistema son las Urgencias.

El modelo de atención integral en Salud propone revertir ese comportamiento modificando formas de pago e incentivos entre los actores (EPS e IPS).  Para esto, se requiere de más autoridad sanitaria, de más legitimidad, de más confianza, de menos negocio y menos impunidad para los que desvían los recursos y niegan los servicios a quienes los necesitan. Se requiere de mayor apoyo de la academia para mejorar el proceso interdisciplinario de formación del talento humano en el área de la salud  y no es suficiente sólo formar especialistas en medicina familiar y comunitaria.

Es tiempo de abrir el debate con todas las bancadas de los partidos políticos, con la academia, la sociedad civil, para que en esta ocasión se renueve la construcción de un SGSSS que abandone la receta internacional  del aseguramiento basado en el negocio y  en la rentabilidad financiera de todos los actores. Un SGSSS, que rescate la salud pública  abandonada a los contratos inoportunos, de corto plazo  y al clientelismo político. El país debe aprovechar la apertura e intencionalidad del Plan Decenal de Salud Pública, del enfoque estratégico de la atención primaria de la salud para articular los actores en un SGSSS que abandona la lógica del mercado y se fundamenta en los principios, los valores, en el bien común, en la defensa del derecho a la salud,  en la protección de la vida y el desarrollo sostenible. Es tiempo de retomar el debate social sobre el nuevo modelo de salud para todos los colombianos aprovechando las fortalezas generadas por la LEY ESTATUTARIA, los recursos destinados al sistema en sus distintas fuentes, los avances de la tecnología y la comunicación y la visión del movimiento nacional por la salud, que exige un cambio que nos aproxime al cumplimiento real del Estado social de derecho y a un sistema con más salud pública y mayor participación ciudadana en su raíces. Finalmente, hay necesidad de revisar con detalle los motivos y la coherencia para derogar 10 artículos de la ley 1438 de 2011.

SALVAR BLOG EN VERSION PDF: ¿Es coherente la propuesta del Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018 con la Ley Estatutaria?

@Creative Commons

Medellín,14 de febrero de 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

 


[1]  “ Este Tribunal resalta que el Gobierno reconoce que el agravamiento de la situación financiera viene presentándose de tiempo atrás  y de manera progresiva. Se acepta que se esta frente a una problemática propia del diseño de sistema de salud-Ley General de la Seguridad Social, además que las medidas adoptadas han resultados insuficientes y tardías…”

2 Comments

  1. DUBAN QUINTERO M · 16/02/2015 Reply

    la ley estatutaria no contempla la terminacion de la intermediacion entre EPS y estado para el SGSSS.
    Debe terminarse con el NEGOCIO DE LA SALUD como un elemento de enriquecimiento de prestadores o EPS.
    el Estado es el garante de la salud de los Colombianos, por ende debe ser el que administre el sistema. no dejarlo en manos de terceros como las EPS, que en ultimas buscan un fin lucrativo.

  2. Astrid Vallejo · 16/02/2015 Reply

    Excelente análisis por parte suya, pretender derogar leyes por la puerta de atrás y precisamente las que defienden un modelo de salud distinto revela la perversión de un gobierno aliado incondicional de los actores del lucro por encima de los derechos y la vida de las personas.
    Hoy mas que nunca se hace necesaria la pedagogia y la denuncia para echar para atrás las pretensiones gubernamentales mediante la movilización y protesta social

Comentario