Camila tu lucha seguirá…

Camila tu lucha seguirá…

Por: Juan Eduardo Guerrero Espinel

Ayer 24 de febrero de 2015 te has desprendido de las máquinas que intentaban mantenerte con vida.  Ahora viajas para descansar en paz.  Esta noticia causa dolor e indignación.  Debemos expresar este sentimiento: con la voz, con la palabra escrita, con el arte y con miles de formas creativas. Camila eres un símbolo por la lucha por el derecho a la salud y por el fin del “negocio de la salud” representado en las EPS que viven buscando el crecimiento económico en lugar del bien común.

Camila fuiste un ser especial. Como estudiante de derecho expresaste en las redes sociales los obstáculos que sufriste para recibir el tratamiento que merecías. Tenías derecho. SANITAS negó y demoró el tratamiento y el tiempo corrió en tu contra. Contaste en las redes sociales tu historia para sensibilizarnos. Acudiste a la autoridad sanitaria para que la injusticia fuera reparada. Así se hizo. Resolvió en un día lo que tú no pudiste en tres meses. Sanitas respondió obligada y presionada. Lamentablemente, para ti ya era tarde. Tu enfermedad había regresado y ya no podías usar ese recurso tardío.  Fuimos testigos de tu lucha; de nuevo a la quimioterapia, hiciste todo para seguir con vida. Los médicos tratantes te desahuciaron y perdiste la confianza. En tu lecho estudiabas, investigabas y preguntabas. Tuve oportunidad de intercambiar algunas ideas contigo sobre posibles soluciones. Por fin, un día descubres  un centro de prestigio en Texas, USA con un tratamiento experimental que te ofrece una alternativa. Luchas para que Sanitas (la Fundación en este caso) pague y cubra los gastos para reparar el daño que te hicieron al negar el primer servicio. Viajaste con esperanza y fe para conservar tu vida. Todos te deseamos éxito. Lo lograste y el tratamiento te puso de nuevo ante la posibilidad de recibir el trasplante de médula.  Comienza de nuevo otro dilema, en dónde hacerlo y quién paga los gastos. Luchaste hasta donde pudiste para que se hiciera en USA.

Allí había más experiencia y el éxito ofrecido doblaba las cifras del mejor centro de igual tipo en nuestro país. Un juez ordena que se pague el tratamiento solicitado por ti pero ocurre lo inesperado. La racionalidad económica se la juega para impedir esta opción. La opinión pública en Colombia se divide, recibes insultos, presiones y se suspende por otro juez la posibilidad de seguir en el exterior. El tiempo corre y va en contra tuya. Te ves obligada a seguir  la opción “nacionalista” de reconocimiento a la medicina especializada en Colombia. Tuve oportunidad de discutir este hecho y todos sabíamos que tu esperanza de éxito se reduciría a la mitad.

En esta historia hay dos protagonistas que cambiaron tu esperanza de vida: una EPS, en este caso Sanitas y la autoridad sanitaria. Esta última  te favoreció al comienzo y luego privilegió el argumento de racionalidad económica y el deseo de sentar un hecho jurídico para negar tratamientos en el exterior. No se aplicó el principio pro-homine, hoy ya vigente en la Ley Estatutaria.

Tu vida no se ha ido en vano. Hoy en el imaginario de los ciudadanos es claro que las EPS evaden responsabilidades, niegan servicios, impiden la autonomía profesional y lo hacen protegiendo el negocio y los excedentes. En tu caso, primó la ética racionalista y utilitarista y no se sancionó al que incumplió primero (SANITAS), para dar una lección ejemplar. Sanitas (fundación) debía pagar en USA para resarcir su falla y no el SGSSS.

Es válido, en Colombia tenemos los recursos técnicos y humanos para ofrecer los mejores servicios para la mayoría de los problemas de salud, pero estos tienen más eficacia si se actúa con oportunidad, con ética ligada al derecho fundamental. Con tu vida se jugó y hemos perdido todos.  Eres y serás el símbolo de la lucha por la vida y por un nuevo sistema de salud desligado del negocio.

En Colombia hay miles de ciudadanos que en los últimos años han vivido el paseo de la muerte. Su sufrimiento para la gran mayoría ha sido silencioso. Tu levantaste la voz, y enfrentaste el poder absurdo y omnipotente. Tu lucha permanecerá.

Hoy sueño porque las calles empiecen a iluminarse con velas o luces de celulares en la noche. Recordando tu vida y la de miles de colombianos que se han ido por la misma causa. Todas esta luces se unirán con un solo clamor: el fin del negocio, de la corrupción y el fin de un sistema de pluralismo estructurado y de competencia entre actores presionados por el afán de lucro.

Deseamos un sistema de seguridad social, donde prime el bien común, la rentabilidad social, la ética ligada a proteger la vida y un modelo de atención que llegue a los espacios cotidianos de vida. ¿Es esto posible? Solo si todos encendemos la luz al mismo tiempo y en espacios reales. Es hora de la expresión creativa.

Camila, permaneces presente en esta lucha. Descansa en paz, prenderemos las velas en el camino que sigue.

 

Medellín, febrero 25 de 2015

 

SALVAR BLOG EN VERSION PDF: Camila tu lucha seguirá…

10 Comments

  1. Mariela Toro · 26/02/2015 Reply

    Que la vos de Camila, ya apagada, se vuelva eco.

  2. ramuis · 26/02/2015 Reply

    Señor
    JUAN EDUARDO GUERRERO

    Cordial saludo:

    Por medio de la presente quiero manifestarle que todo lo que dice es verdad, pero por mucho que nos quejemos no hemos logrado nada, sigo diciendo EN MI PAÍS ( nunca digo este país ) la medicina esta muy avanzada y nadie tiene por que mendigarla, que se ha hecho con el personal que se ha robado la plata, creo que nada, por que se muere la gente en las puertas de los hospitales, clínicas etc, me da rabia y ver como se llenan de plata los dueños de la salud.

    Creo que si en usted esta realizar cualquier cambio para que esto no vuelva a suceder se lo agradecería, que no tengamos que tocas PADRINOS para que nos atiendan, por que es una obligación de atendernos, con la salud no se juega, sera que camila es es el principio de algo que lograremos mas adelante y por eso se tuvo que ir para el cielo para que los padres de la patria puedan actuar como se debe.

  3. Martín letzow Campos Santos · 26/02/2015 Reply

    Triste la realidad de nuestros Gobernantes porque se corrompen en beneficio de ellos mismos y no de del bien común que sería todo el Pueblo; Pero más triste el calvario que pasó Camila, no tengo más palabras para expresar lo molesto e indignado que me siento.

    Estés donde estés Camila te mando un fuerte abrazo por que siempre luchaste como una gran guerrera y se que donde te encuentres seguirás luchando.

    Hasta siempre guerrera!!!

  4. Ana Orfilia · 26/02/2015 Reply

    Gracias Profesor Eduardo por esta expresíón de solidaridad. El caso de Camila es expresión de los problemas que tiene este sistema de los cuales debemos tomar conciencia para reclamar el derecho a la salud. Me gusto mucho su articulo

  5. Dora Lucia · 26/02/2015 Reply

    Profesor Eduardo, un mensaje que trasciende y da luces para seguir en la búsqueda del derecho a la salud y a cuidar la vida en todos los espacios sociales. Por la memoria de Camila me uno a su llamado y a trabajar solidariamente por este sueño en nuestro país.

  6. Dora Lucia · 26/02/2015 Reply

    Un homenaje a su vida y valentía…

  7. Luis Alberto Martinez · 26/02/2015 Reply

    Excelente Dr. Guerrero, lo comparto plenamente.

  8. Alexandra Montoya · 26/02/2015 Reply

    Es una lástima que la negligencia siga cobrando vidas en nuestro país, y que aún así nuestra indiferencia sea tan grande. No sabía que había tenido la oportunidad de conocerla, su muerte sin duda es una tragedia, por todo lo que representa.
    Habrá que seguir replicando su historia con la de las otras víctimas, antes de que esto siga su curso al genocidio.

  9. Astrid Helena Vallejo · 27/02/2015 Reply

    Un articulo muy sentido y hermoso.
    Pero mas allá de ello la pregunta es : ¿hasta cuando vamos a aguantar un GENOCIDIO LARVADO DEL SISTEMA Y PARTICULARMENTE DE LAS DESALMADAS EPS? MUEREN UNO A UNO LAS VÍCTIMAS DE ESTA PERVERSIDAD Y TODO PASA DE LARGO Y NADA MAS. NO SOLO SON VICTIMAS LAS DE LOS GRUPOS ARMADOS E INTERBOLSA, CDO CONSTRUCTORES. LAS VICTIMAS DE LA LEY 100 Y EL SISTEMA QUE CREO TAMBIÉN LO SON. INDIGNACION Y TRISTEZA POR OTRA MAS DE MUERTES EVITABLES.

  10. Iveta Ganev · 03/03/2015 Reply

    Muy profundo. La evalúacion de proceso y de impacto de los servicios debería partir de estudio de casos y lecciones aprendidas para mejorar la capacidad de respuesta de los sistemas de salud, Hacia dónde deben evolucionar?

Comentario