El manejo de las estadísticas en el sector salud

El manejo de las estadísticas en el sector salud

Por: Juan Eduardo Guerrero

Medellín, 7 de marzo de 2015

El manejo de las estadísticas en el sector salud

Una visión diferenciada

El Ministro de Salud y Protección Social  Alejandro Gaviria ha publicado en su blog un artículo dirigido a los comunicadores sociales con el título: “Contra la extrapolación amarillista”[1]. En el afirma que el SGSSS tiene avances y resultados favorables, con los siguientes hechos y datos: a) el 1% de los usuarios (estimados 22 millones) recurre a la tutela para reclamar un servicio. En este caso,  siendo fiel al gráfico cerca del 2,2% (480,000 ciudadanos) hicieron algún tipo de reclamo al SGSSS b) Un 27% de los colombianos, cifra “no despreciable”, considera que el sistema es malo o regular y el 73% lo considera bueno y c) 5% de los usuarios expresan que el sistema les ha negado servicios, considerado como punto “álgido” por el autor. Las cifras del gráfico son: 5% para el régimen contributivo y 7% para el régimen subsidiado de negación de servicios.  Las causas expresadas, todas son susceptibles de intervención y reducción.

El autor concluye: “La negación de servicios es la excepción y no la regla”.  “Las cifras contradicen la idea de estar frente a un sistema fracasado”. “Las estadísticas no son la última palabra. Pero son necesarias para contrarrestar las generalizaciones equivocadas, la inducción ligera (o perezosa) que lleva a algunos  periodistas a confundir casi a diario lo particular con lo general”

Es cierto que las noticias en su gran mayoría se nutren de la tragedia, de los dramas de la vida y de la sociedad. Se privilegia el anuncio de los hechos que atentan contra la vida, la ética y el buen comportamiento. Se destaca poco la gestión positiva y los resultados de avance en la sociedad y estos hechos quedan en los informes oficiales de los organismos nacionales e internacionales. En estos informes se muestran las brechas y las desigualdades que persisten para que los gobiernos actúen. Esa es su misión.

En salud hemos avanzado. En otros artículos hemos reconocido los hechos, pero es válido  expresar que aún tenemos mucho camino por recorrer para reducir las desigualdades de acceso a los servicios de salud y corregir las arbitrariedades de las instituciones (EPS).  Estas se han puesto de acuerdo para negar servicios, para recobrar el NO POS inducido por la presión de la industria farmacéutica y por la deficiencia en su actualización.

En un sistema de producción de la industria y los servicios, la alta gerencia responsable se preocupa por reducir al mínimo los riesgos que afectan la calidad de un producto y que puedan poner en peligro la vida de un ciudadano. Cómo sería si la industria automotriz, aeronáutica o de alimentos, aceptara a nivel internacional “comportamientos” que indujeran a errores que dañen vidas, así sea el “1%”. Hemos sido testigos a nivel global de los avances en las exigencias de la aplicación de las normas de calidad. Incluso se recogen productos con defectos que perjudiquen al usuario. La vida es sagrada y se protege al máximo.

Es necesario decir que en salud pública son inaceptables la muertes evitables. Ese es el desafío de la salud pública. Finalmente, la función del Ministerio de Salud es exigir a las EPS cero negación de servicios y sancionar en forma ejemplar a quienes lo incumplen. Tolerar aunque sea el 1%, es grave porque afecta miles de vidas, así se haya atendido bien a los ciudadanos de bajo y mediano riesgo. Sería inaceptable, que un gerente de la industria automotriz, o aeronáutica permitiera 1% de errores que ponga en peligro la seguridad y vida de los usuarios. No puede ser tolerable ni una sola vez, para la banca, que en las cuentas se confunda el debe, el haber y el saldo.

En salud, también es pertinente que se denuncie aun un solo caso a las violaciones al derecho fundamental a la salud. Inaceptable sería decir que en el conflicto social armado tan solo murieron el 1% de los ciudadanos o solo tuvimos un  12% de desplazados, o que únicamente un 10% de las familias en una ciudad no tienen para alimentarse. Si el resto estamos bien, ¿no es esto una falla del sistema o modelo económico-social?

Para evitar el triunfalismo de los logros positivos en la protección financiera, el Informe del Banco Mundial 2014, capitulo 11, nos recuerda que “la mortalidad materna se ha estancado desde el año 2009; la mortalidad neonatal infantil (11.2 por 1000 nacidos vivos en 2012) es más alta que en los países vecinos con niveles de desarrollo similares.  También lo es la prevalencia de diabetes. Además, el SGSSS goza de una peor percepción por parte de la población que otros sistemas de salud” [2]. Sin olvidar, las desigualdades de acceso a servicios de salud persistentes (caso de mortalidad en la niñez en el Chocó) y las consecuencias de la Sífilis Congénita.

El Ministerio y las Secretarías de Salud son garantes de la Ley Estatutaria. El artículo analizado apoya a los defensores de las excusas (EPS) para continuar con  la salud como un negocio.

La legitimidad y la confianza solamente será posible el día que se termine el afán desmedido y desenfrenado de  lucro de los actores, la corrupción y el deseo de facturar y vender productos y servicios de alto costo inducidos por la industria de la enfermedad. Deseamos más salud pública, más detección precoz, más oportunidad en los servicios, más salud  en los hogares, en las escuelas, en el trabajo, más políticas públicas efectivas hacia lo saludable y un uso racional de los recursos. Un sistema de salud que tan solo espera enfermos y que estos lleguen a las grandes ciudades es un fracaso y genera desigualdades de acceso. Para cambiar esto, es necesario una reforma de fondo, cambiar el modelo de atención hacia uno basado en la prevención y promoción de la salud, en consenso con la mayoría de los partidos, de las organizaciones de la sociedad civil y la academia.
SALVAR BLOG EN VERSION PDF: El manejo de las estadísticas en el sector salud

 


[1] http://agaviria.blogspot.com/2015/02/contra-la-extrapolacion-amarillista.html?spref=tw

[2] Banco Mundial, 2014. Notas políticas de Colombia: hacia la paz sostenible, la erradicación de la pobreza y la prosperidad compartida.  Washington, DC.

http://bit.ly/1ExOJeY

10 Comments

  1. Luis Alberto Martinez · 08/03/2015 Reply

    Muy bueno Dr. Guerrero, hay que seguir haciendo un llamado al MSPS, debe impulsar la implenentacion de un modelo de atención basado en la estrategia de Atención Primaria en Salud y Redes Integradas de servicios salud ,no sólo porque es un mandato legal sino ético y porque es la vía más fácil de avanzar en el cuidado integral y en la garantía del derecho, como lo exige la ley estatutaria en Salud.

  2. Dora Lucia · 08/03/2015 Reply

    Profesor Eduardo, de acuerdo con su artículo, una sola muerte evitable, debe desencadenar un acuerdo social por la vida y su defensa.. La evaluación del sistema debe ser integral y no sólo desde la mirada estadística.
    Las desigualdades en salud y los problemas en el acceso son indicadores para repensar el modelo de atención por la defensa del ser humano.

  3. Giovanni Alberto Muñoz García · 08/03/2015 Reply

    Buenos días Dr.Guerrero: Sus comentarios como siempre muy pertinentes.

    Sin embargo, en estas discusiones y debates sobre el tema de la Salud en Colombia, siempre surge la figura de las EPS como el único demonio causante de el desvió de dineros, corrupción, falta de un modelo eficaz et etc etc.

    Dr. Guerrero, se ha hecho alguna vez el ejercicio de pensar y calcular cual es la participación en el problema de un demonio mayor que las EPS y el mismo poder central: La CORRUPCIÓN LOCAL Y REGIONAL representada en centenares de Alcaldes, Concejales y Gerentes de Empresa Sociales del Estado que han convertido las ESE en su bolsillo de atrás, en la Agencia de Empleo no solo para garantizar los votos de su “Padre de la Patria” si no para obtener jugosas ganancias de la miserable explotación de sus colegas a través de mañosas cooperativas y en empresas proveedoras de cuanto negocio se pueda pensar. Que le parece el negocio de la tercerización de las actividades del PIC y de P y P poniéndolas en manos de verdaderos mercaderes de la Salud Pública a quienes solo les importa “INVENTAR” estadisticas basadas en en verdaderos entuertos sobre los RIPS.

    Doctor si bien el muerto también lo apuñalaron desde arriba (Gobierno Central e intermediarios) mucho ojos con la CORRUPCIÓN LOCAL. En eso si hay que pararle bolas al Ministro y mas en este año de Folklorismo Electoral.

  4. Natalia Velásquez Osorio · 08/03/2015 Reply

    Mi querido Profe Guerrero, aunque “las noticias en su gran mayoría se nutren de la tragedia, de los dramas de la vida y de la sociedad” no alcanzan a mostrar la realidad tan compleja y desesperanzadora de las poblaciones rurales y periféricas… Allí, no hay idea de como interponer una acción de tutela, las personas están casi acostumbradas a la negación del servicio, son orientados a utilizarlos y no asisten por desconfianza “si voy, me devuelven”. En estos territorios la inequidad marca la pauta, la negación del servicio es casi la regla y lo he vivido, sentido y padecido con las familias que acompañamos desde un programa basado en APS.

    El Sistema de Salud Colombiano y contrario a las conclusiones del artículo del blog del Ministro, repito en estos sectores, que por ejemplo en Medellín representan un porcentaje mayoritario de la ciudad, es un fracaso y claramente incapaz de responder a las demandas colectivas.

  5. Patricia Molano · 08/03/2015 Reply

    Tendríamos además que preguntarle al ministro por la encuesta implementada para su estudio estadístico y su validez, ya sabemos muy bien lo fácil que es manipular las formas de medir para inducir los resultados, yo particularmente no creo que de 22 millones de usuarios solo el 1 % recurra a la tutela para acceder a los servicios, de ser así porque en otras ocasiones el ministro ha estado tan preocupado por el uso “irracional de la tutela”.
    Yo creo que el ministro es muy hábil tachando de ligeros o perezosos a quienes desde los medios, la academia o del movimiento social seguimos fieles al ideal de “otro sistema de salud posible”, yo particularmente prefiero recurrir a las cifras de la personería o de estudios como el que aparece en el recién publicado libro de la profesora Maria Esperanza Echeverry para compilar datos y hacer cavilaciones.

  6. Luis Jorge Hernandez Florez · 08/03/2015 Reply

    Estoy de acuerdo Profesor Juan Eduardo, el problema de la Salud no es estadístico, es de vidas y dolor humano. Toda mortalidad es potencialmente evitable. No es una confrontación entre máximas y mínimas ocurrencias.
    Por ejemplo se sabe por Goeffrey Rose: “Individuos enfermos poblaciones enfermas”, que la incidencia poblacional es diferente a la individual, la dos las debemos prevenir y tratar.

  7. Astrid Vallejo · 08/03/2015 Reply

    Totalmente de acuerdo con su planteamiento la estadística no debe servir para justificar lo que ni humana ni eticamente es justificable Muy buen articulo

  8. Anderson F. Arenas · 10/03/2015 Reply

    Es inaceptable que se trate de justificar mediante estadísticas la ineficiencia e ineficacia de un sistema de salud que privilegia a grupos económicos mientras nuestra población se muere de enfermedades prevenibles y tratables. De igual forma, es muy grave que cuando se pregunta que se está haciendo al respecto, el MSPS se vaya lanza en ristre diciendo que es amarillismo, ya que no soporta los cuestionamientos morales, éticos y los que en materia de salud pública se hacen. Es hora de exigir cambios de fondo en este sistema de salud que ha dejado más muertos que la misma confrontación armada que vive Colombia hace más de 50 años.

  9. Juan Carlos González Q · 11/03/2015 Reply

    Excelente reflexión profesor Guerrero y por completo identificado, máxime si como es lo usual que sean los más humildes los que marcan esas “mínimas” cifras negativas. Sin duda lo atinente a la salud debe ser visto como un derecho a la vida donde lo importante es la persona (así sea una) y no las estadísticas .

  10. Victoria Hernandez · 11/03/2015 Reply

    Profesor Juan Eduardo. Esas estadisticas, son vidas q duelen muchísimo para quienes lo padecemos.Al Sr. Ministro la estadisca es su mayor preocupación presentar cifras que le favorecen su gestión. Pero ya en sus 4 años largos debio haber reglamentado y puesto en marcha el modelo de atención unico basado en APS, apenas se esta haciendo el piloto un modelo para Población dispersa en el Guania. En el regímen contributivo la negacion de los servicios es el comun denominador, las cirugias las dilatan, la atención de un universitario q se desplaza a otra municipio no lo atienden porque no es urgencia y como no es urgencia vaya por consulta prioritaria, no hay turno para prioritaria, saque cita telefonica para consulta externa no hay sino turno sino para dentro de 3 días. Y entonces q hacer a donde acudir. Asi es el sistema de SGSS.

Comentario